Conexiones intraganglionares

Inicio » Trabajos » Pintores » José Rodrigo García » Conexiones intraganglionares

La actividad precisa y rápida que caracteriza al peristaltismo esofágico depende de la Ley postulada por Langley en 1903 sobre la multiplicación de los estímulos. Esa actividad se inicia en las neuronas que forman los núcleos parasimpáticos centrales situados en la medula oblongada, concretamente el núcleo del tracto solitario (sensitivo) y los elementos neuronales del X par craneal (motor) y en las neuronas que forman el núcleo intermedio lateral simpático localizado en la medula espinal. Además en la pared del esófago existen neuronas que agrupadas formando un ganglio se encuentran permanentemente  activadas debido a las conexiones que entre ellas mismas  establecen. Estas conexiones se deben a las colaterales que el axón de una de ellas emite durante su recorrido intraganglionar y estableciendo contactos sinápticos con el resto de las neuronas que se encuentran en el mismo ganglio. El axón de una de las neuronas implicadas emite una colateral que termina contactando con el cuerpo de aquella neurona cuyo axón y colaterales pusieron en marcha a  todas las neuronas del ganglio.